domingo, 5 de noviembre de 2017

Aprendiendo de Oología

¡Hola, preciosuras! Hoy vengo con una entrada especial que nace de algo que me ha pasado este día domingo y que me ha interesado muchísimo, la Oología. Les cuento, paseando por el predio, encontré un huevo que me encantó cuando lo vi, por su muy lindo aspecto. Notando que alrededor había otros fragmentos de huevos rotos idénticos y viendo cerca un nido roto, decidí a traérmelo a casa. Junto con mi hermana investigamos a qué ave pertenecía y nos llevamos un sorpresa, es un huevo de urraca. Estos pájaros se ven muchísimo por la zona donde vivimos, son de colores tierra y se hacen notar con su típico sonido de chirrido, por lo que nos sorprendió que sus huevos fueran tan lindos. Con el deseo de conservarlo, fue que conocí la Oología y, por ello, les comparto mi experiencia. ¡Disfruten!

Urraca y su huevo.

A partir del deseo de conservar el cascarón del huevo tan bonito, nació mi curiosidad y llegué a este tema tan interesante, la colección de huevos de aves. Sinceramente, jamás se me hubiera pasado por la mente la idea de guardar huevos pero aquí estoy, compartiendo sobre esto, sin saber a dónde se dirigirá este nuevo interés mío. Eso sí, no soy, obviamente, la primera persona que se interesa por este tema, puesto que incluso ha habido un coleccionista que reunió 25 mil huevos de diferentes aves de alrededor del mundo.

Para quien no conoce acerca de qué se trata la Oología, esta es una rama de la zoología que se dedica a estudiar huevos, principalmente de aves, y, por ende, también se le atribuye a esas personas que coleccionan huevos de aves silvestres. Su historia data del año 1800, cuando comenzó a popularizarse en Estados Unidos y Gran Bretaña con un intento de fin científico que, con el pasar de los años y llegar el siglo XXI, se consideró más un pasatiempo. Esto fue por la disminución del valor científico asignado a los huevos, el cual dejó de ser tan importante como se consideraba en sus inicios.

¿Cómo conservar los huevos?

Ahora, mi meta era la de conservar el pequeño huevo, por lo que, investigando un poco en Google, hallé información sobre la conservación de huevos y, así, puse manos a la obra para conservar el huevo de urraca que encontré. Siguiendo unos sencillos pasos, comencé el proceso de preparación del huevo para su conservación. Los materiales que use difieren apenas de los que detallaban las páginas que encontré, dado que no me dedico a esto, e improvisé un poco. Los materiales que he utilizado para preparar el huevo fueron: un punzón, alambre, una tapa de un frasco, un sorbete y agua.

A continuación, les comparto un paso a paso de lo que hice:

  1. Realice una pequeña perforación en el huevo en la zona central, colocándolo horizontalmente, con el punzón. Muy cuidadosamente, para no hacer un desastre y quedar sin huevo. 
  2. Seguido, busqué el alambre, el cual corté y doble en 90º un extremo. El alambre que utilicé es de 1mm de grosor y, aunque temía que fuera demasiado ancho, era perfecto para el siguiente paso. Introduciendo con cuidado un extremo hasta donde estaba doblado, comencé a girar el alambre como si fuera una hélice, batiendo el contenido del huevo (la clara y yema). 
  3. El paso siguiente fue el que más tarde, puesto que debía sacar el contenido del huevo. Sin una jeringa, experimenté con un sorbete (de esos que vienen con las cajitas de jugo Baggio que se doblan) y comencé a meter aire dentro, soplando por el orificio antes hecho. Al principio, se me complicó, pero luego de un rato le agarré la mano, soplando mientras tapaba y destapaba la abertura, haciendo así que saliera poco  a poco el contenido del huevo y cayera dentro de la tapa de un frasco. 
  4. Finalmente, para terminar la limpieza, introduje agua dentro del huevo. Luego de esperar algunos minutos, agite un rato el huevo y proseguí a sacar el agua con el sorbete, del mismo modo que detallé antes. 
  5. Ya bien vaciado el huevo, lo lavé y sequé con sumo cuidado de no romperlo. Para guardarlo, pinté un frasco en carmín y lo coloqué dentro de este con papel suave, para que no quedará bailando y se luciera lindamente. La razón de pintar el frasco en un color oscuro es porque debemos guardar el huevo donde evite la luz del sol, ya que este le haría perder su bonito color.

Otro dato extra que deberán tener en cuenta es que, en mi caso, este era un huevo fresco y aún no se había formado el embrión, por lo que fue más simple y fácil el vaciado. En el caso de que presente embrión, la limpieza final interna no puede ser con agua sino que se utilizará sosa cáustica (hidróxido de sodio) y se dejará reposar varias horas antes de vaciar nuevamente el huevo.

Urraca / Pirincho (Guira guira)

Así ha sido mi experiencia, como persona que acaba de aprender algo nuevo, con la Oología y, realmente, he disfrutado bastante la limpieza del huevo para conservarlo. No sé si será el primero de varios, pero es seguro que me ha encantando el tema  y me gustaría continuar al tanto de ésto. Eso sí, no me convertiré en una roba-huevos, pero sí aprovecharé las oportunidades que se presenten, como ha sido este caso.

Para finalizar la entrada, espero me compartan sus opiniones sobre la publicación en la cajita de comentarios. Me encanta leerles, por lo que me gustará saber si ya conocían de este tema, acerca de la colección de huevos, si les agrada o no, o incluso saber si lo intentarían. Espero tengan un hermoso día y les deseo lo mejor para esta semana. Hasta la siguiente publicación.

Gisela "Bleiÿ" Brito

4 comentarios

  1. Wow, que interesante este mundo de la OOlogia, sinceramente ignoraba que existia un estudio concienzudo sobre los huevos de las aves y su desarrollo, muchas gracias me gustó mucho tu reseña.

    Un abrazo Gisela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que genial que hayas aprendido algo nuevo con esta publicación~. Yo conocía un poco pero jamás había profundizado tanto como esta vez, jeje.

      Que tengas un genial día, Satoshi.

      ¡Abrazos!

      Eliminar
  2. ¡El huevo está precioso! Yo no tenía ni idea del tema, no sabía ni si quiera que en algún momento fue tan serio el estudio de los huevos. Que chevere que hayas publicado esta entrada! en mi caso no creo que lo haga porque no creo tener tanta paciencia para el proceso de limpieza y eso, pero siempre es chevere saber estas cositas (n.n)
    Preguntita ¿si el pajarito dentro del huevo está ya super bien desarrollado no se hace?
    Lindo día! :* Estuve mirando tu blog de poesía y escribes super chevere!
    Saluditos *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bella, que lindo leerte~. Me alegra mucho tu comentario y que te haya gustado el tema, y sí, realmente requiere de paciencia para no quedar sin huevo, jeje.

      Acerca de tu pregunta, por lo que investigué, se hace más que todo con huevos frescos. Por lo que, mientras más desarrollado esté el pajarito más se dificultará el proceso. Así que creo que no sería conveniente hacer esto con un huevo que ya tiene el ave muy desarrollada, ya que es más probable que termines rompiendo el cascaron.

      Gracias por los buenos deseos, y que genial que te haya gustado lo que escribo (*W*), gracias por leerme~.

      ¡Abrazos!

      Eliminar

data:newerPageTitle data:olderPageTitle
Copyright © Bleiÿ Doll | Con la tecnología de Blogger
Diseño realizado por Gisela "Bleiÿ" Brito