viernes, 23 de agosto de 2013

Reto: La carta que nunca leerás...




 

                                                                    







Querido Padre:
Te escribo esta carta porque hay algo que he querido contarte... 
El día que te fuiste de casa mi mundo comenzó a cambiar, nubes negras se hicieron notar y los días de granizos se hicieron caer más que los días de sol. Llegó una noche que quise pedirte algo, que me llevases a vivir contigo, pero esa noche Dios decidió que debías ir a un lugar mucho más lejos de lo donde yo estaba. Ese día una línea se marcó en mi vida, la oscuridad cubrió por completo mi pequeño mundo y una máscara cubrió mi corazón... Poco a poco, al pasar los años, mi corazón se fue cristalizando y la sed de amor comenzó a hacerse notar cada vez más, buscando por todos los corazones alrededor un amor perfecto y eterno. Una pequeña herida que había comenzado hace mucho en mi corazón se fue agrandando cada vez más, dejando grandes vacíos en mi y llevándome a cansarme de buscar... En ese momento, sin ya creer en que ese amor que yo buscaba existiría, casi cometo un error, casi entrego algo valioso para mi... Sé que te hubieras enojado y seguro estás algo triste de escuchar sobre cómo ha sido hasta ahora mi vida, pero ha sido así... Desde tu partida, sufrí de depresión, incluso llegue a lastimarme a mi misma, ya sea tanto física como mentalmente, incluso llegué a desear morir... No podía ver lo bueno de mi vida, lo que tenía de bueno, como si tuviese los ojos tapados, únicamente veía las nubes y no el sol tras pasarlas.
Pero cuando ya estaba a mi limite, puedo contarte con una sonrisa que encontré lo que tanto había buscado, un amor perfecto, eterno y único que había estado siendo dirigido hacía mi desde antes que naciera, y que yo no había podido ver hasta hace como un año y medio. Puedo decirte, papá, que me encuentro muy bien, que aunque a veces paso malos días estos siempre pasan rápido y casi invisibles, ahora ya no sufro de depresión, recibo amor y muchas bendiciones cada día... Espero no te pongas celoso pero he sido adoptada por alguien grandioso, él siempre está al pendiente de cada cosa que le pido, y me ha enseñado a ser paciente tanto con mis deseos y metas así como también con soportar a personas. La familia se encuentra bien, recuperándose de cosas malas que han pasado en estos años y en el último tiempo, pero bien, todos tenemos buena salud, algún resfrío y un poco de estrés  pero nada que no se pueda arreglar. 
También, quería contarte de mi nuevo padre, él es Dios, creo que después de pensarlo bastante me ha bendecido mucho en mi vida, pero yo no hice más que mirar a otro lado, tal vez eso le entristeció mucho, pero ahora estoy creciendo (no de altura) muy bien, he hecho muchos amigos y amigas, también, he descubierto muchos talentos que Dios me ha dado y los voy a mejorar lo más que pueda y más allá para poder bendecir a más personas, para que las tristeza no sea su diario vivir. Ah, también, estoy estudiando para ser una buen discípulo de Jesús, aún tengo algunas cosas por corregir pero creo que voy bien... 
Está es la primer carta que te escribo, espero te haya agradado saber de mi y que no estés triste por haberte ido antes, sé que Dios lo quiso así por una buena razón. 
       Saludos
tu hija, Gisela

     Mi Padre
  Gisela

 

4 comentarios

  1. *SE PARA Y APLAUDE* Me hizo Llorar lsdj ya lo se, soy muy sentimental :'3

    ResponderEliminar
  2. hermosa la carta!!! TT-TT esta muy interesante el reto!

    ResponderEliminar

data:newerPageTitle data:olderPageTitle
Copyright © Bleiÿ Doll | Con la tecnología de Blogger
Diseño realizado por Gisela "Bleiÿ" Brito